Dietas bajas en carbohidratos

alimentacion

Tras pasar estas fechas navideñas y sus excesos, vamos a tocar el tema de las dietas bajas en carbohidratos en los corredores, ya que no es nuevo que una alimentación adecuada incide de una manera directa en los resultados de los entrenos y las competiciones.

Hace tiempo que se han puesto de moda las dietas bajas en carbohidaratos para lograr una disminución del índice de grasa corporal, ya que disminuyen la glucosa en sangre y el glucógeno en hígado y músculo, se mantienen los niveles de insulina bajos y mejora el metabolismo de las grasas (se tira de ellas al no haber hidratos de carbono en el organismo).

Aunque en principio suene bien eso de disminuir la grasa corporal y que los defensores de este tipo de alimentación argumenten que los corredores de largas distancias trabajan a intensidades moderadas por lo que el consumo de grasa como fuente de energía es mayor, una realidad es que en los entrenamientos hay una parte muy importante que se realiza a intensidades elevadas (series, cuestas, trabajo de fuerza…..). Además en carreras sobre todo de montaña, el esfuerzo es importante por las cuestas pronunciadas o los sprints finales para adelantar a otros corredores.

Es precisamente en esos momentos de intensidad elevada de esfuerzo cuando el cuerpo necesita la energía que le aportan los carbohidratos para conseguir mantener dicha intensidad y aquí el metabolismo de las grasas no vale para aprovisionar al músculo de la energía que necesita para ello.

No hay otra manera de mantener las reservas de glucógeno muscular que consumir alimentos que sean ricos en hidratos de carbono.

Mantenerse con dietas bajas en hidratos de carbono mientras se realizan entrenos de gran intensidad y prolongados, llegaría a tener un impacto negativo en el rendimiento ya que puede llegar incluso a disminuir el sistema de defensas del organismo, haciendo que el corredor pueda contraer más infecciones, además de poder alterar los niveles hormonales (cortisol, testosterona…), algo que propicia el ya conocido por muchos síndrome de sobreentrenamiento.

Lo que también es cierto que seguir una dieta baja en carbohidratos  ayuda al nuestro organismo a crear una mejor adaptación al metabolismo de las grasas, disminuyendo la dependencia a los carbohidratos que se agotan tras unas horas de ejercicio.

La solución para poder crear esta mejora en la metabolización de las grasas y disponer de reservas de glucógeno en músculo, es alternar en nuestra nutrición las dos variantes de dieta en el transcurso de la semana dependiendo del tipo de entrenos que vayamos a realizar.

Otro apunte interesante sobre los hidratos de carbono es que son necesarios después de un largo esfuerzo para acelerar la recuperación del organismo y normalizar más rápidamente los niveles hormonales de estrés.

Lo más importante es tener una alimentación variada y equilibrada, que nos resulte agradable y no una tortura, ahora bien, si tu objetivo es correr para mantenerte en forma, no te compliques mucho la vida y con comer equilibradamente, beber agua para estar hidratado y entrenar de una forma regular es suficiente.

Aquí solo hemos hecho una pequeña reseña de como influye la alimentación y la ingesta o no ingesta de cabohidratos, pero hay muchos estudios al respecto que te puede explicar de forma más intensa estos procesos.

Si nos quieres haproteina-grasa-hccer tu aportación con respecto a como te sientes cuando haces una dieta baja en carbohidratos,  encantados de leerte, ya que en el compartir experiencias todos aprendemos de todos.

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: