Mejorar la técnica de respiración al correr

respirar Respirar es un proceso innato, es decir, nuestro cuerpo lo hace solo, pero otra cosa muy distinta es como lo hacemos ante una demanda mayor de oxígeno por un esfuerzo continuo como es el correr; aquí si que es importante aprender a mejorar la técnica de respiración.

De entrada, aunque lo natural es coger el aire por la nariz y expulsarlo por la boca, ante la necesidad muscular de un aporte mayor de oxígeno, el inspirar por la boca es mucho más rápido y eficaz.

Incluso en día de frío es preferible ponerse un buff y respirar a través de la boca, que hacerlo por la nariz, salvo si estamos haciendo un entrenamiento tan ligero que la demanda de oxígeno no es exigente, pero por lo demás, respirar por la boca resulta necesario.

Por otro lado tenemos el ritmo respiratorio, es decir, que cadencia usamos entre inspirar y expirar; aquí es donde podemos intervenir, aunque el cuerpo va adquiriendo la que le es necesaria para solventar la demanda de oxígeno.

Si decir que es mejor inspirar a pocos que una respiración larga y prolongada, un ritmo 2/2 suele ser bastante usual porque abastece al organismo de manera rápida y cómoda (inspirar en dos pasos, expirar en dos pasos).

A parte del ritmo 2/2, hay otras variantes como la 3/3 para ritmos lentos y para los rápido puede ser 1/2 o 2/1, cogiendo como referencias las zancadas que damos al correr.

Pero más allá de los ritmos o cadencia respiratoria, la mejora como corredores viene por reeducarnos al sistema respiratorio y adquirir un control consciente de la respiración, ya que adquirir el hábito de la respiración torácica y con el diafragma nos hará que podamos correr mejor e incluso alargar los entrenamientos en tiempo y distancia.

Para practicar esta respiración podemos emplear un método muy simple y asequible, inflar globos, algo que incluso nos hará aumentar la capacidad pulmonar (mayor en hombres que en mujeres).

No llevar una buena respflato2iración puede incluso llegar a provocar el tan inoportuno flato, conocido por muchos atletas y por personas que realizan un esfuerzo mayor al habitual. Aunque hay que decir que también de puede deber a más causas, incluso se puede confundir con un dolor de hígado (debido a un esfuerzo muy agudo que lo provoque).

Para aliviar el flato lo primero es aminorar el ritmo de la carrera, presionar sobre la zona afectada y realizar respiraciones más profundas, bombeando la respiración con el diafragma (movimiento de diafragma y abdomen).

Resumiendo, algo tan elemental como es el respirar, que lo hacemos nada más nacer de forma involuntaria, se puede convertir en un gran aliado en nuestra carrera deportiva siempre y cuando aprendamos a mejorar la técnica de respiración al correr.

respirar2

 

You may also like...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: