Campeonato de España de Maratón en Zaragoza

El sábado a la tarde llegamos al palacio de congresos de Zaragoza con la intención de recoger el dorsal. Una vez allí, coincido con dos compañeros kzk, recogemos dorsales de otros compañeros y hablamos sobre el tema del día: ¡vaya frío y vaya viento! Como esté así mañana me quedo en la cama. ¿Térmica o no térmica? J. Echamos un vistazo a la feria, foto de rigor y al alojamiento. Mejor situado imposible, en la misma plaza del Pilar justo enfrente de la salida y llegada de la carrera. En la misma plaza nos reunimos todo el equipo para tomar algo, hablar de la carrera, unas risas y a cenar con Candi&Candi (como nos cuidan) y Koldo. Terminar pronto y a la cama, que la mañana siguiente va a ser dura.

Para variar, descanso lo justito ya que los nervios no me dejan dormir. Me levanto pronto, desayuno y un ratito más en la cama. A las 7 ya no me aguanto más, por lo que me levanto, me preparo y bajo a calentar. Por suerte, aunque sopla el viento no tiene nada que ver con lo del día anterior; eso sí, ¡menudo frío! Vuelta a casa para entrar en calor y bajar con el tiempo justo para la foto de equipo y a la cámara de llamadas.

Ya en la salida localizo a las etíopes, todas ellas con marcas de 2h28-2h29, por lo que teniendo en cuenta que es mi MMP puede ser que lleven un ritmo muy similar al mío. Nervios a flor de piel, pistoletazo de salida, y allá vamos.

Sin darme cuenta, a los pocos metros ya estoy en el grupo pensado. Pasamos el primer parcial de 5k a 3´34 un grupo bastante grande. El cuerpo me pide ir algo más rápido, pero una maratón es muy larga y pienso que ahí estoy muy bien.

Progresivamente el grupo se va reduciendo cada vez más y el ritmo va aumentando: Del 5 al 10 3´28, del 10 al 15 a 3´27 y del 15 al 21 a 3´25 puuffff. Hasta aquí todo va perfecto; voy muy cómodo y bien protegido.

Del 21 al 25, baja un poco el ritmo pero no la intensidad (perfil y viento) y pasamos a 3´28. De piernas sigo cómodo, pero en el 25 me tocaba gel y no me lo tomo. Voy con una sensación de que si meto algo en el cuerpo lo vomito y decido tomarlo más adelante.

Del 25 al 27, con viento en contra, empiezo a no encontrarme del todo bien con el ritmo. Decido aguantar hasta el 27 porque es justo cuando giramos y nos alejamos del Ebro, que es donde se supone que sopla más el viento. Me descuelgo y ajusto el ritmo teniendo en cuenta que comienza una subida tendida hasta el 33,5 y que no voy del todo bien. El parcial del 25 al 30 sale a 3,34, ni tan mal. Pero del 30 al 35 el ritmo se me va a 3´50. En este parcial no sé si el ritmo se me va más porque ya voy justito, porque del 32,5 al 33,5 la cuesta aumenta considerablemente, al viento o a todo un poco. El caso es que este parcial ha sido lento, pero se supone que queda el terreno más favorable.

En el 35 se entra en un parque con varios giros, pero ya sin subida, lo que me permite sacar un par de km a 3´40. Parecía que la cosa iba mejor e iba a poder acabar más o menos bien. En este terreno más cómodo pienso en comer y beber algo, pero me resulta imposible.

Llego al km 37 donde un componente de la organización (por cierto, de 10) me anima con un: “¡Último repecho y todo para abajo! Yo no veo ningún repecho, pero un poco más adelante giro a la derecha y no sé muy bien si me encuentro con un muro o con mi muro. Una cuesta de unos 150 metros que, ¡vaya tela! Lo supero como puedo (casi me parecía que iba andando), y ahora sí, comienza la bajada hacia meta. Aquí toda la gente te anima con la frase: ¡Venga! ¡Que ya es todo para abajo! No les falta razón y eso te anima. Consigo sacar otros 2 km a 3´40 pero voy justísimo. Consecuencia de ello, poco antes del 40 hago plof y ya mi cuerpo no da más. Este parcial del 35 al 40 me sale a 3´48.

Los 2 últimos km son un calvario hasta meta, un querer y no poder. Llego a meta con un ambientazo y con el sonido de fondo de unos cencerros que se han hecho notar durante toda la carrera (vaya animadoras que tenemos en Korrikazaleak) con una marca de 2h32´25, 28 de la clasificación general, 21 de España y 6 de mi categoría.

Me quedo con un sabor agridulce, contento por la clasificación, pero con la duda de que he hecho mal para ir tan justo desde tan pronto. ¿El ritmo?, ¿el circuito?, ¿el viento?, ¿el no avituallar bien?, o simplemente, ¿es que no doy para más? Ni siquiera sabría decir hasta qué punto la marca es buena o mala (durante los km que bajé el ritmo no perdí ni un solo puesto, lo cual lleva a pensar que quizás debido al circuito y las condiciones era lo normal). Seguro que más adelante y con más experiencia iré saliendo de dudas. Ahora a descansar y preparar bien la temporada de pista.

Destacar lo importante que es estar en un grupo como Korrikazaleak, ya que, a pesar de acabar descontento han conseguido que me marche de Zaragoza con la sensación de haber pasado un gran fin de semana. Vaya homenaje postcarrera que nos pegamos J.

Por último, dar la enhorabuena a mis compañeros del maratón y del 10k ya que todos lo hicieron muy bien, especialmente Iñigo Arrieta que hizo MMP con 2h51, a Gorka por ese video en meta para el recuerdo, a Cándido porque nunca falta su beso para su aficionada Nº1 y a Koldo por su beso al suelo J…¡ recupérate!

En Valencia más y mejor.

Por: Diego Pascual Alcalde

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: