Crónica IV Media Maratón Playas de Noja (30/10/2016)

La Media de Noja estaba planteada como un entrenamiento con dorsal. Coincidía con semana de descarga en la que sólo había hecho rodajes, y el entrenamiento que yo consideraba «clave» para ver sensaciones, evaluar estado de forma, etc. ya estaba hecho la semana pasada. 34 kms con 21 a RC que me dejaron muy buenas sensaciones. Además esta carrera tiene un perfil muy rompepiernas, 3 vueltas a un circuito con algunas cuestas cortas pero bastante bestias. Y faltan sólo 4 semanas para el maratón de Donosti. Por todo ello la idea era no ir a tope, intentar mantener el ritmo de maratón 3:58 al menos las 2 primeras vueltas, y si me veía fuerte apretar al final.

El domingo llego pronto a la salida, aunque no tanto como en otras carreras. Llevamos en Noja desde ayer, así que no ha hecho falta madrugar demasiado.
El sábado dimos un paseo para ir a por el dorsal y todo estaba cubierto de niebla, no se veía nada a 10 mts, y hoy sigue igual. Menos mal que metí unos manguitos en la mochila…
Doy un paseo por la zona de la salida y empiezo a ver gente conocida. Veo a Juan Jesús Diz y voy a saludarle, está hablando con otro corredor que no conozco y nos presenta. Se llama Miguel y resulta que tiene unos objetivos muy parecidos a los míos: tirada de entrenamiento a ritmo 3:55 – 3:58, para su objetivo de 2h45′ – 2h48′, dentro de 3 semanas en Valencia. Le digo que podríamos ir juntos y acepta, ya nos ponemos a calentar juntos y charlamos. Dice que no ha hecho nunca esta carrera y no sabe dónde están las cuestas, le digo que tranquilo, que ya se las marco yo en la primera vuelta.
Trotamos también con otro de su club, pero éste dice que no nos sigue, que va a ir a 4:05 – 4:10.

Calentamos un rato, última «parada técnica» y a la salida. 100 mts de recta llana, una curva y a subir. La primera cuesta es suave pero bastante larga, deberíamos regular más, pero como siempre pasa en las carreras… hemos salido a «tonto el último». Aquí además hay 3 distancias (7, 14 y 21k) y no es bueno dejarte llevar por los ritmos de los que tienes cerca, porque puede que estén corriendo 7k y te quemes por seguirles.
En la cuesta ya se van haciendo grupitos y nos quedamos cuatro. Miguel, otro corredor y yo tenemos dorsal verde, hacemos la media, y el cuarto del grupo tiene dorsal azul de 14k. Pasamos el primer km en 3:36, (qué ha pasado aquí!!!). Miguel y yo comentamos que hemos empezado demasiado rápido, y bajamos el ritmo. Los otros dos se quedan con nosotros, vale, cuantos más mejor.
El km 2 sale en 3:57, ya estamos en el ritmo que queremos. Pero el km 3 se vuelve a ir de madre, 3:41, gran parte de ese km es en bajada y nos hemos cebao. Miguel y yo comentamos que hay que controlar, pero es muy difícil mantener un ritmo estable con tanto subebaja. Los kms donde están las cuestas gordas salen controlados, pero donde pica para abajo nos lanzamos a degüello. No hace calor (al revés, yo voy con los manguitos subidos y todo…) y los 4 del grupo vamos «cómodos» y dándonos relevos.
Pasa la primera vuelta, hemos hecho 7 kms a ritmo 3:48. Esto lo estoy mirando ahora en el Garmin, pero en carrera ya veíamos que la cosa se estaba saliendo de madre.

En la segunda vuelta se va quedando Miguel cada vez más. Le preguntamos si le pasa algo, si le esperamos, pero dice que va a ponerse a su ritmo objetivo, que tiremos nosotros.
Esta segunda vuelta parecida a la primera, los kms que pican para arriba controlados, los que pican para abajo a saco. El último tramo de casi 2 kms es casi todo bajada, y ahí el corredor que está haciendo los 14 kms se pone a tirar como un condenao. Le dejamos irse, está acabando su carrera y querrá pillar buen puesto o hacer buen tiempo o vete a saber. Nos quedamos solos el otro de la media y yo.
Llegamos al final de la 2ª vuelta y vemos a lo lejos por delante al corredor que hace los 14k, debería girar a la izquierda en la rotonda y entrar en la recta de Meta pero… se pasa el giro! sigue!
Se le ha ido la pinza y ha empezado la tercera vuelta, luego alguien le habrá avisado y ha corregido, pero ha hecho algunos mts de más y se le ha metido otro corredor en medio, ha perdido un puesto. Estaría disfrutando de la carrera y ha dicho «pues otra vuelta» 😀
Empieza la tercera vuelta y veo que voy bien. Ahora ya sí está claro que los que quedamos en carrera hacemos la media, y yo no veo a casi nadie. Hay un corredor por delante muy cerca, llevamos mucho rato recortándole y le vamos a pillar, y por delante de él otros dos. El compañero y yo ya no nos damos relevos, porque me aguanta en llanos y bajadas pero en las rampas se queda. Pasamos al corredor que teníamos delante en el km 17 (casi 18) y viene una cuesta, el que venía conmigo se queda definitivamente, me quedo sólo. Veo a los dos de delante cada vez más cerca, queda la última cuesta gorda y después los últimos 2 kms casi todo en bajada. Me veo fuerte. Las patas responden. Lo voy a intentar.

Cuando estoy en el último km el Garmin me marca el km 21 en 1h 19′ 59». Pienso que ya está el GPS regalando metros como siempre, y sigo. Entonces me doy cuenta de que estoy en tiempo de mmp, pero hay algo raro. Una cosa son 100m de diferencia, incluso 200… pero todavía no veo la última rotonda y el bicho ya va por 21.4 kms. entonces pasa uno de la organización que va contando posiciones. Oigo que a los dos que van delante (les tengo al lado ya) les canta «11, 12» y a mí «13». Vale, pues no hay podio, pero sigo a tope por la mmp que la tengo ahí.

Llego a la última rotonda y ahí está la familia. Rápido vistazo al reloj (joder, 21.5 kms ya…), saludo y… veo a mi hija mayor que sale disparada del público y se pone a correr conmigo!!!. Y digo bien, correr, no trotar. Voy a ritmo endiablado y me está aguantando! Le pregunto si viene hasta la meta, me hace que sí con la cabeza y se pone a correr como una bestia… no le doy la mano por miedo a tirarla al suelo o algo, simplemente entramos en meta corriendo juntos con este FOTÓN:

unnamed

Meta, paro el Garmin, choco la mano con la enana, miro el tiempo y el ritmo… mmp por 30», 1h 22’ 07’’… y en este circuito, estoy flipando. Avituallamiento, estiro un poco, hablo con otros corredores, sigo flipando. Voy a la ducha y cuando salgo ya están las clasis, puesto 13, 4º de la categoría, flipo todavía más.

El año pasado hice mejor puesto (9) con peor tiempo (1′ 17» más) y disputando a tope, este año bastantes kms frenando los caballos y ha salido esto. Si ya tenía sensaciones buenas cara a Donosti, ahora son inmejorables. Queda rematar en estas 4 semanas, con cabeza para no lesionarme o caer en el sobreentrenamiento, pero tiene muy buena pinta.
Y sobre la carrera, muy buena impresión un año más. Muy buena organización, atención al corredor, la bolsa muy original (no te dan la típica cami que va a acabar en un cajón). La distancia no está homologada, pero eso ya lo sabíamos. el perfil es el que es, pero eso también lo sabíamos. Si acaso, por poner un «pero», el detalle de que este año el agua ha sido en vasos. Lo han hecho así por el tema de generar menos residuos y tenerlos más controlados, el botellín te lo llevas y vete a saber dónde lo tiras, se pueden volver locos limpiando la zona. Con el vaso pegas un trago y lo tiras allí cerca.
Pues hasta eso me ha venido bien, he entrenado lo de beber en vaso de cartón. Se dobla, se hace un pico, se ponen los dedos así, se levanta el vaso asá, y se bebe. No es tan difícil!!! Sigo prefiriendo el botellín, pero si ponen el agua en vasos en Donosti creo que lo puedo pelear.
Resumiendo, cada año está mejor esta carrera, habrá que volver el año que viene!

Por Juan Luis Pardo

You may also like...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: