39 Maratón Donostia – San Sebastián 2016

“Hay un cierto placer en la locura, que sólo el loco conoce”  (Pablo Neruda)

5:00: Suena la alarma del móvil. No sé para qué pongo alarma en los días de maratón, no la necesito, llevo ya un rato despierto. Hoy es día grande, llevo meses preparándome para esta carrera y llego muy bien: descansado, sin lesiones ni molestias, con el ritmo interiorizado y con el objetivo muy claro. Además tengo muchas ganas de ver a toda la gente de Foroatletismo, hemos quedado unos cuantos para comer después. Para comer y para celebrarlo, porque todos hemos llegado a la línea de salida y eso ya hay que celebrarlo, independientemente de si cumplimos objetivos o no.

Ayer me acosté muy pronto, así que he conseguido enganchar unas 6 horas de sueño. Además la noche anterior dormí también bastante, así que estoy descansado y despierto. Desayuno fuerte, ducha de agua fría en las patas, igual que la noche anterior (un remedio “de abuela» que va muy bien para la circulación), me visto de torero y a hacer la bolsa.
Como el sábado hizo bastante frío no estaba muy seguro de qué llevar, y además me acordaba del año pasado que en el calentamiento me quedé bastante frío, así que meto de todo. Manguitos, una cami de manga larga por si hace falta para calentar y tirarla luego… hasta guantes meto!!! Luego no me hizo falta nada.

6:00 Whasapp de Pedro, que ya están aquí. Pasan a recogerme con el coche él y sus dos amigos, que me presenta: Vicente y Jose. Vicente va a por su tercer maratón, a por el sub3h (aunque dice que llega bastante falto de kms y tiradas largas y que cree que no está para eso), y Jose debuta (por cierto, en el coche comentó «Pues yo creo que estoy para 3h37′ – 3h38′» y luego hizo 3h38′. Joder qué visión de futuro!
Aparcamos y vamos a por el café. Nos llega un whatsapp de Isra, que ya está allí. Presentaciones, cafés, visitas a Roca, yo me tomo medio plátano (no se puede desayunar a las 5 de la mañana, y luego no tomar nada más hasta las 9 que empezamos a correr) y ya casi son las 8. Cuando estamos saliendo al sitio donde habíamos quedado con los demás, llegan Álex y Montse. Álex tiene nuestros dorsales, nos los da y vamos para allá. Algunos ya están allí, el resto van llegando todos (excepto Rober, que parece que tuvo problemas con el taxi) y nos hacemos las fotos de grupo:

1

A partir de aquí ya es un poco desbandada, la verdad es que hace bastante fresco y nadie quiere quedarse mucho tiempo parado, y además hay que hacer mil cosas, así que cada uno a lo suyo. Yo había quedado con dos compañeros Korrikazales allí para la foto, pero no llegaron. Me llamaron que se les había complicado la cosa y que estaban dejando la bolsa en consignas… quedamos que ya nos veríamos luego, nos deseamos suerte y al lío. Yo me voy a dejar la bolsa con Pedro, Vicente y Jose. Nos cambiamos, nos ponemos el dorsal, el plástico para calentar, entregamos la bolsa y fuera. Entre unas cosas y otras llegamos con poco tiempo al calentamiento, ya han salido los del 10k, para nuestra salida quedan 10′. Un mini-trote y al cajón. Pedro y Jose se quedan en el suyo, yo me voy con Vicente al primero. Elegí el cajón de sub 2h45′ para no tener que «pegarme» por el sitio, me quedo en la zona de dorsales rojos pero atrás del todo, cómodo. La gente se pelea por pegarse a la liebre, yo tranquilo atrás.
El día es perfecto para correr: fresquito, sin viento, sin humedad… No vamos a tener excusas hoy, por lo menos no por el tiempo ;). Me tomo una gominola con cafeína, le digo a Vicente que mucha suerte y arrancamos.

Salida – Km 5 (19’27», ritmo 3’53»):
Ningún problema en la salida, ni tapones ni nada. Adelanto a Rober y ahí me acuerdo de la Media de Vitoria, que también le adelanté al principio. Pienso que por favor no me pase lo mismo que en esa carrera!!! (me fundí en el 17 y Rober me adelantó, me dijo que si me quería enganchar y no hubo manera…). Pero hoy me veo muy bien de todo… estaría bueno, acabamos de empezar!!!

A los 900m de la salida, primera sorpresa: la banda del pulsómetro debía de estar muy floja, se resbala y se me cae hasta la cintura. Intento subirla pero no hay manera, así que la dejo ahí. Habrá que correr sin referencias de pulso. No lo suelo mirar en carrera, pero ya verás cómo por ley de Murphy seguro que hoy hay algún momento que voy un poco al límite y necesito mirarlo. Bueno, pues nada, p’alante, que esto acaba de empezar.

Tengo al grupo de la liebre de 2h45′ a la vista, y no se van. Señal de que estoy yendo demasiado rápido. Los kms 2 y 3 caen en 3:50 y 3:51… las sensaciones son muy muy buenas, voy muy cómodo, pero sé que si sigo así voy al desastre, así que decido levantar un poco el pie.

kms 6 – 10 (19’47», ritmo 3’57»):
Kms de transición, aquí ya encontré mi ritmo y me dediqué a rodar sin más. Los del grupo de 2h45′ se marcharon definitivamente (como tenía que ser) y me quedé sólo. Corrí bastante sólo todo el maratón, los de mi cajón estaban por delante y los de sub3h por detrás… pero ayer no me afectaba nada. Estaba concentrado en el RC y no me sacaban de ahí ni con una orden J

kms 11 – 15 (19’41», ritmo 3’56»):
Sigo rodando más o menos a ritmo. En el 12 me tomo el primer gel y en el 15 una pastilla de sales (el isotónico en vaso soy incapaz). No noto que me hagan falta, pero ya harán, ya… En los cruces me voy encontrando con gente: el primero siempre Martín, unos 30» detrás de mí, y luego Rober. No veo a David ni a Álex, que iban en torno a 3h, y en cambio sí me cruzo con gente que conozco que andan buscando las 3h15′ o 3h30′. Eso me mosquea un poco, pero pienso que todavía vamos bastante juntos y en todo el mogollón seguro que me los he saltado.

kms 16 – 20 (19’43», ritmo 3’56»):
Primer paso por la zona de Universidades, la más despoblada y «sosa». También primer paso por LA cuesta, la única que hay. Es una m**rd* de cuesta que no merece tal nombre, pero en la 2ª vuelta ya picará más. De momento no se nota mucho, yo a lo mío.

kms 21 – MM – 25 (19’48», ritmo 3’57»):
Entro en Anoeta y hago un chequeo rápido: todo está OK. Me queda otra vueltita como la que ya he hecho, fácil, ¿no? 😉
Paso la MM en 1h23’09’’, va a ser difícil correr en negativo porque empecé un poco rápido, pero tampoco es una burrada. Todavía queda mucha carrera antes de que pueda pensar en cambiar de ritmo, hasta el 35 por lo menos. De momento toca seguir a tren.

Me llevo un alegrón al ver a José Luis a la salida de Anoeta, se está dejando la garganta animando como un condenao!!! Me echa la bronca, me grita «Regula, regulaaaaaaaaa!!!» (luego me dijo que me veía demasiado rápido). Vaya crack, está disfrutando de la carrera y animando como un loco, a mí se me llevarían los demonios por no poder correr.

2

Aquí cae el 2º gel (km 24) y la 2ª pastilla de sales (creo que km 25, ya no me acuerdo).

kms 26 – 30 (19’58», ritmo 3’59»):
Aquí ya los cuadris empiezan a pesar. No a doler todavía, pero están ahí. Los gemelos también me dicen «¡hola!» y eso me sorprende más: en otros maratones lo que más noto son cuadris e isquios, pero hasta ayer nunca los gemelos. De hecho corro con calcetín tobillero porque no me suele afectar, y cuanta menos ropa lleve encima mejor. El ritmo cae mínimamente pero nada serio.

Aquí caen un par de kms con una chica que lleva dorsal azul (Campeonato de Gipuzkoa). Llevamos el mismo ritmo rozando el 4:00 y sin decirnos nada nos empezamos a dar relevos, pero ya veo que no va a durar… resopla demasiado y pronto empieza a hacer la goma. Al final se queda y yo sigo a lo mío, una pena porque es uno de los pocos tramos del maratón que no hice sólo. Que parece que no, pero todo ayuda.

También empiezo a ver los primeros acalambrados en este tramo. Da mucha pena ver cómo a la gente se le cae el trabajo de meses en un momento, pero así es el maratón. Por eso nos gusta tanto correr y preparar maratones, por eso es tan GRANDE esta carrera.

kms 31 – 35 (20’01», ritmo 4’00»):
Sigue cayendo el ritmo, pero sigue sin ser grave. En los pasos por los carteles me voy fijando en la pulsera (ya sé, son múltiplos de 4, es fácil, pero la cabeza ya no da) y veo que va bajando el margen. Pero como todavía hay margen, pues no me preocupo. En la MM tenía algo así como 90» de «colchón» y aquí creo que unos 50» – 55». Cuestión de administrar ya hasta el final, que ya queda poco.

Aquí me tomo el 3er gel, en el km 35, este ya con cafeína.

kms 36 – 40 (20’19», ritmo 4’03»):
La pulsera me juega una mala pasada aquí: me la hice yo con una hoja Excel, con pasos cada 2 kms, y patiné en los kms 34 y 36: los dos tenían el mismo tiempo (2h16’) cuando el paso por el km 36 debía marcar 2h24’. Paso por el km 36, miro la pulsera, miro el reloj y… ¡¡¡2h23’!!! ¡¡¡Había perdido una minutada!!! Sólo tardé unos pocos segundos en darme cuenta del error, pero qué agobio. No podía entender cómo había perdido tanto tiempo. ¡¡¡Si no había bajado tanto el ritmo!!! Si me pinchan ahí no sangro…

Aquí se pasa por segunda vez la cuesta (km 37 o 38) y ya sólo quedan 4 o 5 kms llanos. Me da hasta vergüenza hablar de «cuesta» y llano, todo el circuito es llano, pero ese pequeño desnivel del 38 lo tenía marcado del año pasado, porque ahí el ritmo cayó de verdad, se me fue a 4:20 y el último km a 4:30. Esta vez no hubo desplome, se fue algún km a 4:08 pero recuperé en el siguiente (4:01). Había patas para recuperar, eso me da moral y pienso que ya está hecho, ¡¡¡a morir!!! 

3

kms 41 – Meta (ritmo 4’00»):
Aquí ya estamos otra vez en el centro y está lleno de gente animando, el ambiente es impresionante. Veo a Eguz que me grita que voy muy bien, que ya está ahí. Más adelante hay un tío con unos altavoces a toda caña con el «Highway to Hell» y con un micro, dando gritos de ánimo. Justo cuando paso por su lado cazo a un “walking dead” y ahí veo ya el estadio a lo lejos. Todo esto junto, me da un subidón de moral importante.
Más adelante veo otra vez a José Luis, que sigue animando como un loco. ¡¡¡Qué bien sientan los ánimos y aplausos en esos kms finales!!!

Paso por el km 41, miro el reloj y veo 2h43′. Sin mirar los segundos hago una cuenta rápida: «2h43′ + 4′ = 2h47′. Puedo bajar de 2h48′!!!» Doy la última curva antes de los adoquines de Anoeta como una moto, pensando en ese 2h47’… pero se me habían olvidado los 200m del final. Cuando entro en Anoeta ya veo el error, no va a haber 2h47′, pero va a haber 2h48′ SEGURO. Cruzo la meta embobado, aún no han salido las fotos pero debo de tener una cara de felicidad como pocas veces. 2h48’20» (después 2h48’19» oficial). A ritmo constante, regulando cuando había que regular, sin derrumbes, 1’30» de diferencia entre las 2 MM… claro que se podía haber hecho mejor, se podía haber corrido en negativo, o con menos diferencia entre las 2 MMs… siempre se puede mejorar pero creo que ayer, aunque está mal que lo diga yo, hice una carrera para poner en un marco 🙂
Espero a Martín en la zona de meta mientras estiro. Cogemos la medalla y la bolsa del avi, estiramos un poco y llega Rober. Más adelante David (joder chiquitín, ¡me quito el sombrero! Debut en maratón con sub3h, ¡eso es entrar por la puerta grande y lo demás tonterías!)
Poco después llega Álex y ya no esperamos a nadie más porque yo me estoy quedando frío. Antes de ir a la ducha nos hacemos esta foto:

4

Luego ducha, cambiarse, etc. Antes de ir ya a comer llamo a mis compañeros Korrikazales, les he visto varias veces en carrera pero no hemos podido estar ni un minuto, qué menos que una foto, aunque ya estemos vestidos «de calle»:

5

Y todavía quedaba lo mejor. El año pasado no lo supimos organizar y cada uno se fue por su lado, así que este año había que hacerlo bien. José Luis se encargó de buscar sitio y reservar, y allí nos fuimos todos a disfrutar del trabajo bien hecho y a reponer fuerzas con unos buenos chuletones. ¡El fin de fiesta perfecto para un gran día!

6

Por Juan Luis Pardo

You may also like...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: