¿Y tú cómo cenas?

y tú como cenas

 

No queremos meternos en tu nevera ni en tu despensa para ver que guardas en ella, tan solo nos hacemos eco de un dicho popular para que tú nos digas si estás de acuerdo. Aunque si nos respondes a la pregunta ¿Y tú cómo cenas?, creo que podemos adivinar tu opinión.

 

No vamos a descubrir la pólvora si decimos que somos lo que comemos y más en un deporte tan exigente como es el atletismo. Un buen equilibrio entre peso y músculo es muy determinante si queremos conseguir buenas marcas y superar nuestros propios records.

A parte de que cada uno tenga sus propios trucos (ya nos contaréis alguno) y sepa que alimentos asimila mejor su organismo para tener la energía necesaria para salir a entrenar casi todos los días, decir que el dicho popular de “desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo”, es algo que nos convendría seguir por varios motivos.

El principal es por el metabolismo, que como a todos los animales, se va ralentizando a medida que llega la noche para irnos a dormir, que por otro lado es cuando menos calorías quema nuestro cuerpo al estar en estado de reposo y con menos actividad.

Pero que tenga poca actividad no significa que no la tenga, se consume energía durante el sueño, se regenera el organismo a nivel celular, seguimos respirando, el aparato circulatorio continúa su trabajo, etc. etc. etc., lo que hace que a la mañana y tras unas 8 horas sin ingerir ningún alimento, nuestro cuerpo tiene las reservas energéticas bajas, por lo que un buen desayuno reparador y que aporte todos los nutrientes, es imprescindible.

Según los expertos el desayuno debe suponer el 25% de la energía necesaria para toda la jornada, ¿no os parece que es importante?

Estos mismos estudiosos del tema nutricional, también nos indican que habría que hacer 5 comidas al día, mejor que 3, pero como este refrán es de hace tiempo, nos dice que comamos como un príncipe, en alusión a que estas comidas de durante el día, deben servirnos como soporte para mantener la energía de la mañana y no para llenarnos el estómago hasta no poder más o para acallar ansiedades o estrés.

En cuanto a la cena, hay que hacerla de una forma equilibrada y ligera, ya que puede ser la clave para mantener el peso de una forma natural, en las mujeres ayuda a mejorar el problema de la celulitis y lo más importante, prepara al cuerpo para el sueño, haciendo que el descanso sea mucho más reparador que si no nos cuidamos en las cenas.

Por eso este dicho de “desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo”, tiene una base científica importante, algo que los korrikazaleak ya sabíamos…. ¿o no?

original

 

Aunque nos sepamos cuidar, como no siempre mantenemos este pacto de honor con nuestro cuerpo, es bueno preguntarnos hoy ¿Y tú cómo cenas?

You may also like...

4 Responses

  1. Asier dice:

    Se puede cenar como un mendigo, pero antes merendar como un animal????

  2. S.D. Korrikazaleak dice:

    Egun on!
    Creo que tu nutricionista no te lo permitirá!
    Un saludo Asier y gracias por tu animado comentario.

  3. Rul dice:

    El problema es k casi todos entrenamos por la tarde y a la hora de cenar tenemos más abre k un perroflauta.

  4. S.D. Korrikazaleak dice:

    No me extraña!!! Entonces habrá que compaginar al príncipe y al mendigo como se pueda.
    Gracias por tu comentario Rul!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: