Evitar la fatiga muscular

Si es importante entrenar con un grado de regularidad para obtener los mejores resultados, no menos cierto es que hay que andar muy pendientes de los signos físicos que nuestro cuerpo nos manda para evitar caer en la tan temida fatiga muscular.

Aunque no hay conclusiones fijas sobre este tema, la fatiga muscular generalmente se da por sobrentrenamiento (días que entrenamos seguido sin parar), pero también la mala nutrición y el no dormir bien en cuanto a cantidad la calidad del sueño. Comentar que si además de no comer y dormir bien, añadimos hábitos como el consumo de alcohol, fumar, trasnochar, etc. , tenemos más boletos de padecer en mayor o menor grado fatiga muscular.

La fatiga como tal no solo se manifiesta en el cansancio que la persona pueda sentir, sino también es su estado de ánimo, en la conducta social y en la imposibilidad que tiene ésta de progresar en sus entrenamientos.

Una vez de que ya tienes esta patología encima, forzar los músculos a entrenar puede provocarte una lesión tipo distensión o rotura fibrilar,  señalando que los calambres están asociados debido a que minerales como el calcio y magnesio no llegan de forma eficaz al músculo por la misma fatiga que afecta a las fibras musculares.

Se están realizando estudios sobre unos fármacos que podrían enmascarar la fatiga muscular (ricals) y hacer de los deportistas hombres muscularmente superdotados. Se habla de que pueden ser los sustitutos de los esteroides, pero al margen de si llegan a considerarse sustancias dopantes o no, la señal de fatiga muscular es una alarma de nuestro organismo para avisarnos de que le estamos llevando al límite, y omitir esta señal, podría llevar incluso a al muerte por no ser conscientes de hasta donde podemos llegar sin que sea dañino el esfuerzo deportivo.

A parte de fármacos, de una manera natural podemos mitigar los síntomas de la fatiga crónica y como sabemos que somos lo que comemos, os dejamos una serie de alimentos para combatir la fatiga muscular:

Agua: debes hidratarte antes, durante y después de la actividad física.

Te verde: antioxidante, disminuye la fatiga física y mental.

Limonada:  con un alto aporte de vitamina C, antioxidantes y desintoxicantes.

Tomate: El 90% de su composición es agua por lo que ayuda a la rehidratación y además ayuda a reducir el ácido láctico.

Palta: ayuda a reducir el ácido láctico (ya que la palta es alcalina), además de sus altos valores nutricionales, controla los niveles de colesterol.

Frutos secos en general: reducen el ácido láctico.

Almendras: aportan proteínas y controlan colesterol e hipertensión.

Verduras de hojas verdes: son ricas en hierro y zinc, y nos ayudan en la oxigenación del organismo.

Cebolla y ajo: disminuyen el ácido láctico y aumentan la circulación del oxígeno en sangre. El ajo también tiene propiedades anti inflamatorias.

Semillas de calabaza: disminuye el ácido láctico tras un ejercicio intenso. Tienen muchas calorías, pero disminuyen el colesterol y la hipertensión.

Acude a un profesional en caso de no encontrarte bien y que notes que tu cuerpo no te responde de la misma manera, ahora bien, también está en tu mano cambiar esos hábitos que provocan la fatiga muscular, como son: no dormir suficientemente, llevar una mala alimentación, no dar días de descanso al cuerpo, estar demasiado tiempo en tus entrenos y llevar una vida de alterne social desmesurada. Cuida tu cuerpo, es tu herramienta de trabajo en la vida y no hablamos solo de correr.

You may also like...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: