De vuelta al asfalto en Beasain

Este Domingo, no fue “Un Domingo cualquiera“.

Qué gran alegría volver a saborear lo que yo entiendo como una carrera “de las de verdad“, de las que llevan todos los ingredientes de las carreras de siempre, y que va mucho mas allá de correr “x“ kilómetros: ponerte el dorsal, calentar con los compañeros, sentir los nervios de salida, compartir impresiones en meta, etc.

Nuestra carrera empieza hacia las 8:35, hora de quedada con Koldo para acercarnos en coche hasta Beasain. Nos acompaña también en la aventura Asier, del Kukurrustu.

El trayecto es de aproximadamente 1 hora. Tiempo suficiente para compartir las primeras ideas de la carrera (ritmo esperado, dudas sobre el recorrido, preparación de la última semana, calor esperado), y para empezar a arreglar el mundo en general.

Llegamos a Beasain sobre las 9:45. Sin problema para aparcar, recogemos los dorsales, y empezamos nuestro calentamiento.

Un calentamiento más bien suave, quizás demasiado para una carrera de 11 kms (2 vueltas a un circuito urbano de 5,5 kms), en el que coincidimos con Begoña (un auténtico placer seguir conociendo nuevos miembros de la familia Korrikazaleak para los que llevamos poco tiempo en el club).

Pronto nos acercamos a la casilla de salida. Los nervios, y algunas dudas (supongo que normales) hacen acto presencia, y no me importa, casi hasta lo echaba en falta.

Los primeros kilómetros sirven para ir tomando el pulso a la carrera. Aunque no es una carrera muy numerosa, es difícil poder adelantar en los primeros 2 kilómetros, y casi que mejor… para cuando me doy cuenta, y según mi reloj de Decathlon (nota mental para el otoño: tengo que hacerme con un Garmin), voy a ritmo de 3:40-3:45 / km, y por mis últimos entrenos, dudo que pueda ser capaz de mantenerlo durante 11 kilómetros.

La buena noticia es que el calor no aprieta tantísimo como temíamos.

Me mantengo en un grupito que lleva este ritmo ambicioso para mí hasta el kilometro 4, donde decido dejarles marchar un poco.

El recorrido no tiene grandes cuestas, pero tampoco es llano, con los típicos pasos empedrados por el centro del pueblo que “pican para arriba“.

De hecho, mi impresión es que la segunda vuelta “pica hacia arriba“ un poco más que la primera. ¿Es posible que la organización haya modificado el recorrido, o acaso soy yo que estoy más cansado?

Seguramente sea esto último. Toca apretar los dientes, aguantar el ritmo.

Pasado el kilómetro 6, cojo a una chica que creo es la segunda de la clasificación (y con la que prácticamente voy a relevos hasta el final de la carrera).

El último kilómetro, en ligera subida y viento en contra, se hace realmente duro. Se agradecen los ánimos de mucha gente de Beasain que se acerca a ver la carrera. Último esfuerzo y llegamos a meta.

El crono final marca 42:01 (ritmo 3:49 / km). Satisfecho por el esfuerzo, pero sobre todo feliz de volver a vivir estas sensaciones. Un punto de motivación más para buscar nuevos retos en Septiembre.

Nos juntamos de nuevo poco después de la meta Asier, Koldo (tiempazo de 39:41, ritmo de 3:36 / km) y yo para recuperar el resuello y compartir las primeras impresiones. A todos se nos ha hecho duro el final, pero estamos realmente contentos con el resultado. Unas risas y vuelta al coche.

No coincidimos con Begoña en meta, pero por las fotos seguro que las impresiones positivas de la carrera serán parecidas.

Felicitar a la organización por una carrera muy recomendable. Ninguna pega, todo facilidades. Eskerrik asko!

 

Por Iñigo Arrieta

You may also like...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: