Crónica II Carrera de la Paella de Olleros de Pisuerga

El domingo se cumplieron 3 años desde que empecé a correr. Llevaba unos días dándole vueltas a algún entrenamiento «especial» para celebrar esto… igual uno corto a RC, o progresivo, … algo diferente. También tenía que servir para cerrar el periodo de base, porque mañana empieza el específico del Maratón de Donosti.
Así que ahí andaba, cuando dando un paseo por el pueblo vi un cartel con la Carrera de la Paella. «Aproximadamente 7 kms», en un pueblo muy cerca, por «las calles del pueblo y senderos agrícolas»… me animé y en 5 minutos estaba inscrito.

unnamed

Por cierto, por 5 € de inscripción hemos tenido: carrera cronometrada con chip, avi (agua) en carrera, avi en meta (agua y fruta), camiseta (de 42k, los mismos que hacen las camis del Fiz o del maratón de Laredo, con el mismo material y calidad) y un vale para la paella popular que han montado después en el pueblo. Eso sólo por acabar, luego los premios aparte. Ya podían aprender otros…

Llego al pueblo pronto por la mañana, 9:30 o así. Hasta las 10 no dan los dorsales y la carrera es a las 11 (para otro año ponedla a las 9 por favor, y así no tenemos que correr a más de 20º…) pero me gusta llegar pronto a las carreras. Aparco el coche cerca de otro corredor y le pregunto dónde dan los dorsales, me indica y empezamos a charlar. Se llama Rober, es de Zamora, también está en un club y federado, también le encantan los crosses y me dice que tengo que hacer Atapuerca sí o sí. Un tío muy majo.
Después de un rato ya empiezan a dar los dorsales y vamos a la cola para cogerlos. Ya empieza a calentar… En la cola hablamos con uno que corrió la 1ª edición el año pasado y nos comenta el recorrido. Y ahí me doy cuenta que no es como yo pensaba, ni mucho menos. Primer km de asfalto bastante llano por el pueblo… y luego nos sacan al monte!!! casi 3 kms por pistas, caminos de tierra, hierba, piedras, uuuuuuffffff… y yo con las Boston, hay que joderse. Y Rober va con las Adios! Yo pensaba andar en ritmos de 3:35 – 3:40 / km, pero va a ser que no. Toca cambiar el chip.

Vamos a los coches a cambiarnos y al rato viene Rober a preguntarme si no tendré un pantalón de sobra. Se ha confundido al hacer la bolsa y ha metido mallas largas… y claro, no es plan de ponerse a correr con mallas largas a más de 20º. Total, que sí que tengo un pantalón de sobra, había llevado uno para cambiarme, y se lo paso. Y ya nos ponemos a trotar juntos y seguimos de charleta. Empiezan a salir las marcas, le da envidia mi tiempo en maratón y a mí sus 35′ en 10k con 43 tacos que tiene. Cuando nos llaman para la salida los dos nos vamos a primera fila, nos deseamos suerte y al lío.

Lo primero que me extraña es que no salimos como motos, como en otras carreras. De hecho salgo 4º o 5º pero enseguida en una mini-cuesta me pongo primero, miro el Garmin y vamos a 4:15 o así. Me parece algo «lento» para un km en el que se puede correr, y siendo un 7000. Voy todo ese primer km el primero, sólo la moto delante, qué sensación más rara…
Luego ya salimos al monte y ahí Rober se pone a la par conmigo y luego delante. Vale, no pasa nada, toca regular que tenemos por delante casi 3 kms «parriba» y hay mucho solazo. Me quedo a rueda, pasa otro corredor y me quedo tercero pero ahí pegado. Luego cuarto, pero sin perder comba y reservando fuerzas. En un falso llano gano un puesto, tercero otra vez. Rober y el otro van juntos, unos metros por delante.
Llegamos al punto más alto, la cima de la colina que hemos estado subiendo durante 3 kms, y ahí le pongo el único «pero» a la organización. Van delante nuestro una moto y una bici, y al llegar aquí la bici se va por un lado y la moto por otro!!!
No sabemos para dónde tirar y no hay marcas. El que va primero se va con la bici, Rober y yo con la moto. Los tres pegándoles voces al de la bici y al de la moto a ver por dónde era… al final era por donde el de la bici. El que iba primero tiene un gesto de deportividad y espera a Rober, ya que llegaron los dos juntos. A mí ya no me esperan, lógico porque llegué a la cima unos metros por detrás.
Total, que empieza la bajada a muerte. Se acabó regular. ¡¡¡Suelta los perros de la guerra!!! Me digo a mí mismo que bajando les cojo, pero empiezan a volar los dos. A Rober se le va el compañero unos metros, le tiene a la vista pero no le sigue el ritmo, y a mí me pasa lo mismo con él. Es bajada pero no es asfalto, hay piedrilla y tierra y yo voy con las Boston a 3:50… miro para atrás y al 4º no se le ve. Intento un cambio de ritmo más a ver si cazo a Rober pero nada, no cede. A mí ya me está empezando a entrar miedo de caerme y meterme un hostión, y tampoco tengo las patas para mucho más. Luego me dijo Rober que si empujaba un poco más le cogía, que ya iba fundido, pero en carrera no me lo parecía… vuelvo a mirar para atrás y el cuarto no viene. Pues nada, este es mi sitio. Yo he venido a celebrar mi «cumple» y mira, pues me llevo un podio 
A pesar de ir ya más «relajado» entro en meta vacío, y también muy sofocado por el calor. Saludo a los dos primeros, avi, estiramientos, etc. Le hago a Rober la bromita de que si lo sé no le dejo el pantalón 

meta
Y esta ha sido mi carrera de aniversario! Como os podéis imaginar termino muy contento… Está claro que es una carrera de pueblo con 81 inscritos y lo que quieras, pero un podio es un podio y siempre hace ilusión. Ahora a tope a por Donosti!!!

unnamed (1)

Por Juan Luis Pardo

 

You may also like...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: